Disponemos de dos viviendas satélite, dos cómodos pisos nuevos en la Avenida del Puerto de Valencia con una capacidad total para nueve personas, las cuales sirven de infraestructura para nuestro innovador Programa de Convivencia, Aprendizaje y Entrenamiento. En ellas reforzamos el progreso del usuario hacia su plena autonomía personal y social a través de una serie de programas educativos y de un apoyo específico.

El ingreso en una vivienda satélite se hace sin producirse el alta o salida del Centro. Esto facilita tanto la rotación de usuarios como su vuelta a la unidad residencial general cuando su situación así lo requiera. Los usuarios siguen vinculados y participan de los recursos, programas y actividades del Centro incluidos en su Plan Individual de Rehabilitación.

Nuestras viviendas satélites son flexibles, no es la persona quien se ha de adaptar a un nuevo régimen de vida, sino que es el propio recurso el que tiene la capacidad de adaptarse a las características peculiares de cada individuo. Otro aspecto innovador es que para poder participar no necesariamente hay que estar en fase estable, también se puede ingresar en la vivienda estando en fase de estabilización de los síntomas o del trastorno.

Con ello ofrecemos una respuesta a medida de las diversas necesidades que presentan muchas personas, que con cierto nivel de recuperación y en fase estable o de estabilización de su enfermedad, no están aún lo suficientemente seguras, adaptadas a su situación o preparadas para una vida más autónoma.

Hemos habilitados para ellas este Programa, con el objetivo de facilitar un aprendizaje y entrenamiento adecuado, en el marco de una convivencia reducida, que sirva para desarrollar y consolidar su propia autonomía.

 

Están pensadas para:

Larga y media estancia de personas que, en situaciones psiquiátricas delicadas y/o personales difíciles, están en fase de estabilización y que habiendo adquirido mayor nivel de autonomía, precisan todavía de un seguimiento con mayor grado de individualización y de una intervención enfocada al entrenamiento y preparación para un régimen de vida más autónomo, independiente y normalizado.

Media y corta estancia de personas y grupos que precisan de entrenamientos específicos y temporales en actividades de la vida diaria: cocina, labores domésticas, administración del hogar, lavandería y plancha, gestión de compras, automedicación, etc., para favorecer que estén más seguros de sí mismos y con mayor nivel de integración social.

Estancias cortas para experiencias puntuales de des-estrés institucional, situaciones especiales y en casos en los que se corra el riesgo de retrocesos, recaídas o crisis por causa del internamiento institucional, o por alto riesgo de abandono de tratamiento.