Payaso, postrado en tu ventana

en el marco de tu sueño hierático

detenido el espacio y el viento

marco de placentera paz

portados tus sueños buscados

como luz que busca su sombra

en las postrimerías de tu devenir

con la alegría

y riquezas desencajadas

tus pensamientos vuelan

hasta el cielo

hasta buscar las raíces

en el fondo de tu libertad

en plena comunicación

hasta estimarse

en fructíferas obras

de colores y formas

hasta convertirse en felicidad

incontenible

muestras de fuego de la pasión

canto a la vida

en sus diversas formas

en este sueño eterno

que la vida nos depara oportunamente

para alcanzar la libertad

en el que un día llegará

en el que el corazón de hinche

sin perder la esperanza

hacia el fondo

en el que convergen

todos los horizontes

sueños del mar encarcelados

en todo vestigio de vida

hasta la última partícula

que atraviese todo lo creado

para fomentar

todo tipo de amistad

unidos todos

en la misma realidad del amor

sueños que nacen

y que jamás se sofoca

yendo más allá

en que el límite

un día lo forjó

como el fuego de la fragua

benditos sean los sueños

en libertad

sin que terminen en un olvido

por parte de toda humanidad

dentro del fogón que se aviva

en las llamas constructivas

del amanecer

un amanecer de mar

un amanecer de cielo

fraguándose en el horizonte perdido

que halló el payaso en su sueño

esa fábula que se transmite

en todo su esplendor

para retornar por siempre jamás

en tu ventana

habló el alba al día

¡Oh payaso

duerme, duerme…!