Nace el jinete al alba

cabalga en su lloro febril

engatusadas sonrisas en pleno mes de abril

lágrimas de leche que caen bajo la tierra fértil

alimento que dan las flores para hacer el perfil de vida

amanecer del viento que arrulla las hojas.

Bajo el manto de la estepa

los gritos se hacen oír

luz que adorna la noche en su largo caminar

no te das cuenta de nada

de nada confundido entre la niebla para vivir y soñar

de labranza bien trillada los campos has de sembrar

crece todo, todo crece en su largo despertar

rodeado de montañas y lagos ves la luz del sol alumbrar

con reflejos de ceguera que no te dejan ver

piensas, luz de luna, sólo has de pensar

que no puedes alcanzar en tu largo deambular

juegos de niños que al verlos jugar

se enaltecen cada vez más.

Haz un tesoro de tu imperio

y de tu imperio un tesoro

valentía, gallardía y dignidad.

Gente que no se doblega en el mundo al conquistar

rapazuelos seductores que con esfuerzo

han cambiado ellos y a los demás

manto de tierras sembradas

de velas iluminadas de azul y cal.

Cambiaste la noche resplandeciente

de luces estrelladas por el sol naciente al compás

luz conquistadora del sol seducida por la luna

vida larga y estrecha has de pasar

satisfecho por alumbrar la vida cada vez más

amada que de mil formas te apareces en mi largo caminar

erguida con la cabeza alta para hacernos temblar.

Nace el trigo y de las espigas el grano se extrae

eres un potrillo que con el tiempo se deja ha dejado domar

no lo han domado los demás

vida placentera y tranquila en tu pecho has de llevar

si quieres finalmente poder así triunfar

luna que seduce, que seduce luna

lunita cascabelera

las aves por fin podrán volar

sueño del hombre en su largo caminar

contagie la tierra inundada de bondad

amores que unen los corazones

regalos para toda la eternidad

sembrados en tierra no baldía

para que, si cabe, en el campo de la seducción espiritual

todo se sirva en bandeja de plata

tras el colmenar que el canto a la vida debe saber llevar.