Nace el potrillo

de viva estampa se pone en pie

cántico a la vida

todo el mundo se pone en pie

expectativos de una carrera larga

indómita en su carácter y parecer

depende de los demás

y es único hasta estando sólo

con su persona al par

gloria infinita de la humanidad

destellos que parten de él

y se reflejan a su alrededor.

Aportación externa que parte del mundo y de él.

Vive una eternidad

con la muerte en los talones

¿Cuánta vida bella hay al pasar inadvertido

y qué peso para él, pura sangre

con el mundo a sus pies?

Resplandeciendo a la vez

majestuosa fortaleza sin poder con él.

Cabalga hacia delante en su muerte obscura

mentes que lo observan en su forma de ser

bendita la leche que lo amamantó

en su forma de relacionarse y ser

todos le rinden pleitesía

cubriendo su rostro en el cielo

de ardiente sol y tenue luna.

Ávida sed de eternidad

dominio y potestad

sin odios ni rencores

actuando entre las muchas formas de variar

con respeto, paciencia y dignidad

para fructificar los talentos que tiene

en su largo caminar

sangre de raza pura y seriedad.

Mil ojos observando su estampa

y la de los demás

fuertes lazos estrechos

con sus circunstancias

de sufrimiento y bienestar.

Estirpe válida y de por sí

de arrullos en una gran postrera lucha

de uñas y dientes para poderlo así domar

siendo que ésto le ayudará

consiguiendo para todos tranquilidad y felicidad.

Tanto el legado sucesorio

como sus frutos durarán

pasando por arcos que se inclinen

con él al cabalgar.

Su verdad fue así, soñar.

Lo inmaterial deja un poco de vitalidad

de su lance al vivir y morir

con suntuosidad.

Alegres sean al pasar de potrillo domado

en todo un renacer por su eternidad

con sus ganas patente está su deambular

llegando a un final de supervivencia

en amor, paz, verdad

de su postrer caminar.

Las palabras se olvidarán

y los hechos quedarán

dejando en todos las estatuas de sal

en pleno mar

donde todos los que lo vean

con su corazón admirarán.

¡Vivan las estelas en el mar

el mundo del caballo alado!