Fiestas silenciosas de gente

que va y viene por carnaval

sin identidad

disfrazados y bailando como les da dios a entender

desenfreno arrollador en retos carnavalescos

personas que se entrelazan unas con otras

ángel silencioso y exterminador de su gran frenesí

congoja y liberación en soledad

a veces en compañía

de algo etéreo que se escapa a la razón

con sus mejores galas

a veces de muerte y destrucción

si no se controla en ese variopinto color de colores

enclaustrados que afloran en el fondo del alma

gente que a lo largo de los siglos ha vivido sola.

¿Por qué motivo?

En el fondo es un gran sentimiento que no se puede controlar.

Tal vez tengamos que apagar esas brumas

para que la sangre hirviendo que tenemos en el fondo del corazón

salga a la luz.

¿Dónde se destierra esa aflicción de materia y espíritu

esa inquietud y desazón que nos hace infelices?

Tal vez por el control de sombras irracionales

poniéndolas en su sitio

y es como al polvo que muerde el bellaco

poniendo en lid competitiva para no dejarse vencer

en actitudes de vida el héroe que con su amor lo pone todo en su sitio.

Que tu mano no sepa lo que hace la otra mano

para poder triunfar llevando una vida normal

en perpetua transformación

sin crear situaciones inútiles

trayendo y llevando tesoros y riquezas para hacer el bien.

La soledad es remediable poniendo en práctica

una actitud positiva en acorde con su persona

y en conexión íntima con cierto cariz de amor

que hace brotar gotas de sangre para caminar

con pleno sentido de vida tendiendo al bien

con dignidad y madurez.

Es un arte que tiene que forjarse

proponiéndose metas sencillas

para llegar a ser cada vez más hombres y más mujeres.

La vida se vive sólo una vez

y nadie puede vivirla por ti

dejando tras de sí un sinfín de oro, plata, diamantes

rubíes, zafiros para así influir en la vida

dejando huella, legado y sucesión

y que lo bello en su justa medida

e incluso lo feo sean agradables

en pleno brote primaveral.

E igual de bonita que los granos de una granada

abierta para poder saborearla.

La ensoñación es como un crepúsculo en nuestras vidas

el ángel silencioso es tan feliz como el túnel iluminado

que alumbra nuestra aura sin ser visible pero siendo real.

Toda la creación está puesta a nuestra disposición

igual que todo reino está postrado a nuestros pies

con un trono de responsabilidades que nos hace libres.

La luz del sol, el inmenso mar, montañas

bosques, callados, cordilleras son como el anillo al dedo

que inunda todo nuestro ser.