Pintura libre con jazz

Se trata de una enfermedad mental crónica que se caracteriza por alteraciones del pensamiento, distorsión de la realidad de manera que la persona puede realizar una interpretación errónea de la realidad a nivel de los cinco sentidos.

¿Cuáles son los síntomas positivos de la esquizofrenia?

Los síntomas positivos de las Esquizofrenia son aquellos que son características psicológicas “añadidas” como resultado del trastorno, pero que no se observan normalmente en las personas sanas.

Alucinaciones

Son alteraciones de la percepción frecuentes en las personas que sufren esquizofrenia. Son percepciones que tienen lugar sin que haya una causa en el mundo real. Aunque pueden producirse a través de cualquiera de los sentidos (sonido, vista, tacto, gusto y olfato), la forma más común de alucinación en la esquizofrenia es oír voces. Las voces pueden describir las actividades del paciente, entablar una conversación, advertir de peligros e incluso emitir órdenes.

Delirios

Los delirios son creencias personales irracionales, sostenidas a pesar de la evidencia en contra, inexplicables con los antecedentes culturales de la persona. Los pacientes que sufren síntomas de tipo paranoico (aproximadamente un tercio de los pacientes) a menudo tienen delirios de persecución, o creencias irracionales de que se les está estafando, acosando, envenenando o conspirando en su contra. También pueden producirse delirios de grandeza, en los que las personas creen que son figuras importantes o famosas. Algunos pacientes cuentan delirios estrafalarios, tales como la creencia de que un vecino controla su conducta mediante ondas magnéticas; que las personas que aparecen en televisión les dirigen mensajes especiales; o que sus pensamientos están siendo emitidos en voz alta a los demás.

Pensamientos desordenados

La esquizofrenia afecta a menudo a la capacidad de las personas para “pensar con claridad.” Los pensamientos pueden aparecer y desaparecer rápidamente; la persona podría no ser capaz de concentrarse en un solo pensamiento durante mucho tiempo y se distrae fácilmente, incapaz de centrar su atención. Las personas con esquizofrenia pueden no ser capaces de decidir lo que es pertinente o no en una situación. Podrían ser incapaces de relacionar sus pensamientos en orden lógico, ya que sus ideas están desorganizadas y fragmentadas. Esta falta de continuidad del pensamiento, llamada “trastorno del pensamiento,” puede dificultar las conversaciones y llevar al aislamiento social. Si lo que dice el individuo carece de sentido para
las demás personas, éstas tienden a sentirse incómodas y a dejarle solo. 

¿Cuáles son los síntomas negativos de la esquizofrenia?

Son aptitudes psicológicas que casi todo el mundo posee, pero que han “perdido” las personas que padecen esquizofrenia. Las personas con esquizofrenia suelen estar emocionalmente “embotadas” o “apáticas” (afecto). Esto se atribuye a una severa reducción en la expresividad emocional. Una persona con esquizofrenia puede no mostrar los signos
asociados a las emociones normales (podría hablar con voz monótona, tener expresiones faciales limitadas, y aparecer extremadamente apática). Podría recluirse socialmente, evitando el contacto con los demás; y cuando se ve obligada a intervenir, puede no tener nada que decir, dando la impresión de ‘pobreza de pensamiento.’ La motivación puede disminuir en
gran medida, así como su interés por disfrutar de la vida. En los casos severos, una persona podría pasar días enteros sin hacer nada en absoluto, descuidando incluso la higiene más elemental. Estos problemas de expresión emocional y motivación, que pueden ser extremadamente penosos para los familiares y amigos, son síntomas de esquizofrenia y no fallos del carácter o debilidad personal:

  • Falta de motivación o iniciativa
  • Retraimiento social
  • Apatía
  • Insensibilidad emocional (‘embotamiento’)

Terapia Cognitivo – Conductual

La terapia psicológica irá destinada a principalmente a ejercer control sobre los pensamientos, emociones y comportamientos.

  1. Información y educación sobre el trastorno al paciente. Como en la mayoría de los desordenes, enfermedades o trastornos mentales, la Psicoeducación en la esquizofrenia tiene un papel esencial, pues el primer paso de la rehabilitación es comprender en que consiste su problema, ya que así será capaz de atribuir la sintomatología a la propia enfermedad. Asimismo, es importante que el paciente se convierta en un “experto” sobre la misma, ya que esto le ayudará afrontarla y asumirla de una forma menos aversiva.
  2. Entrenamiento en estrategias psicológicas. Consiste en dotar a la persona de habilidades y estrategias para lidiar con las dificultades de la vida cotidiana, pues los cambios comportamentales también tendrán beneficios sobre la propia enfermedad.
  3. Mantenimiento de los logros y prevención de recaídas. El objetivo es que la persona permanezca estable y que sea capaz de identificar los síntomas que pueden desencadenar en una recaída, pues la señal de alarma hará se tomen medidas para que no haya un empeoramiento del cuadro.

Estrategias en el manejo de las alucinaciones y delirios en la Terapia Cognitivo Conductual (TCC)

En la terapia CC se anima a la persona a establecer enlaces entre sus pensamientos, emociones y acciones, ya que tomar conciencia de cómo actúa, cómo piensa y cómo reacciona le va ayudar a manejar su esquizofrenia y a orientar su plan de vida hacia las metas que se ha propuesto. La terapia va a centrarse en ayudarle a qué perciba sus pensamientos y acciones “inútiles“ o “inservibles” y los pueda transformar en otros más servibles y menos dolorosos emocionalmente.
Una vez más, hay que destacar la importancia de la alianza terapéutica entre psicólogo y cliente. Las habilidades de escucha, la cordialidad, la autenticidad y la empatía serán competencias del psicólogo fundamentales para que esta relación pueda ser terapéutica.

Por parte del profesional, la terapia y las técnicas se centrarán en:

  • Obtener información acerca de los pensamientos automáticos.
  • Tener información acerca de los cambios que sufre la persona cuando se da la sintomatología positiva.
  • Evaluar junto al él o ella las evidencias.
  • Normalizar los síntomas positivos con el cliente.
  • Hablar sobre las experiencias delirantes y las alucinaciones.
  • Hacer experimentos conductuales donde se comprueban y se identifican situaciones alternativas a los delirios y a las alucinaciones.
  • Generar un buen programa de actividades: la activación conductual, con el objetivo de lograr disminuir la depresión y aumentar la sensación de control por parte del cliente.
  • Crear juntos estrategias distractoras para manejar las alucinaciones: distracción acústica, cuenta atrás en alto, etc.