La prevención de recaídas en personas con enfermedad mental es un programa que tiene por objetivo que la persona mantenga la estabilidad clínica alcanzada y prevenir posibles recaídas. Se persigue que los avances, tanto cognitivos como conductuales, se consoliden mediante la rehabilitación biopsicosocial, y mediante estrategias de detección y prevención que sirvan para combatir los riesgos de empeoramientos de su cuadro clínico.

Más concretamente, mediante el programa de recaídas, se pretende primero conocer el concepto de recaída o crisis, aprender a identificar y analizar los antecedentes y consecuentes de una recaída y con todo esto, aprender estrategias eficaces de afrontamiento ante determinadas situaciones estresantes. Se pretende dar pautas para prevenir las crisis. Entre éstas está el crear rutinas, incrementar habilidades de auto refuerzo, fomentar estrategias de manejo de la propia enfermedad, aprender técnicas de autocontrol, como por ejemplo, técnicas de relajación; aprender técnicas de prevención de ansiedad y depresión; aprender técnicas de solución de problemas para ayudarle a resolver los problemas con que se va a enfrentar y poder tomar decisiones para evitar una recaída.