crecimiento personal

Mediante el programa de crecimiento personal se persigue fomentar una autoestima positiva con el fin de promover la estabilidad emocional y un mayor equilibrio personal, y proveer a la persona de diferentes estrategias para mejorar sus competencias en la vida diaria, de manera que pueda llegar a alcanzar su potencial psíquico y de bienestar. Para lograr estos objetivos, en los talleres de dicho programa se trabajan, entre otras cosas, la autoestima, el autoconcepto, la tolerancia a la frustración y la empatía.

Uno de los bloques fuertes de este programa es aprender a detectar los pensamientos distorsionados que la gran mayoría de las personas tenemos en algunos momentos de nuestra vida y que nos hacen sufrir, y sustituirlos por pensamientos alternativos mediante la terapia cognitiva. Con todo ello, a grandes rasgos, se busca que sean capaces de detectar en ellos mismos creencias arraigadas que son inconsistentes y que no son de utilidad; de liberarse de la angustia, rabia y tristeza que experimentan en diferentes situaciones y, en definitiva, estimular la confianza en uno mismo.