Cocina vivienda satelite

El proyecto de las viviendas satélite surge a partir de las necesidades que a nivel terapéutico y funcional se estaban detectando en el proceso y en el trabajo con nuestros usuarios.

Desde las diferentes áreas se habían estado trabajando una serie de objetivos para la normalización e integración de la persona y es cuando nos dimos cuenta que nos hacia falta este nuevo Programa para cubrir las necesidades que los objetivos planteados nos pedían.

Una vez el usuario ha alcanzado los objetivos que trabajamos durante la estancia residencial general, el equipo interdisciplinar valora la posibilidad de implementar aquellos nuevos objetivos que serán necesario plantearse para poder continuar con el proceso de rehabilitación y que estos se trabajen desde las viviendas satélite, ya que estas reúnen las características necesarias para llevarlos a cabo.

Según se valore, el usuario podrá realizar actividades donde se incida en ciertos aspectos de la vida cotidiana, como actividades domésticas y AVD instrumentales, y por otro lado se da la posibilidad, si está preparado, de residir en la vivienda satélite ya que ha alcanzado todos o la mayoría de los objetivos que se podían trabajar hasta este momento, y continuar trabando otros objetivos más avanzados.

El día a día con ellos es un trabajo realmente enriquecedor, poder ver como la persona que en su día entró al centro llena de miedos, de incertidumbre y con tantos aspectos que necesitaban una rehabilitación, se ha convertido en una persona autónoma con capacidad de decidir y de poder llevar una vida normalizada en su propia vivienda.

Mi trabajo como coordinadora de las viviendas es velar por los intereses y el bienestar de los usuarios a todos los niveles, alimentación, salud, convivencia, de aprendizaje, etc. siempre en coordinación con el equipo de trabajo de Mentalia Puerto, tanto el interdisciplinar como el del área funcional, de monitores y auxiliares.