En muchas ocasiones tenemos la necesidad de compartir nuestros sentimientos, de hablar de nosotros mismos, de compartir nuestros problemas, de  interpretar  lo que nos sucede y como vemos el mundo desde nuestros ojos, sin sentirnos juzgados ni generar sentimientos de  compasión, buscando respuestas a nuestros problemas o a situaciones que nos generan malestar.

La Ayuda mutua da respuestas a dichas situaciones, podríamos decir que es toda relación en la que unas personas se apoyan los  unos a los otros para dar respuesta a una situación, o  a un problema.

La ayuda mutua se da entre relaciones de personas del mismo ambiente, o sea que se sienten comprendidos  al presentar similitudes, en  Mentalia Puerto  el grupo de autoayuda se reúne  regularmente  reforzando los vínculos entre iguales.

El grupo de Ayuda mutua, se reúne en base a unos valores personales de sentirse parte integrada del grupo, relaciones entre pares, generando  un contexto donde cada uno se siente parte viva del grupo: charlando , debatiendo, analizando, aportando estrategias en aras a ofrecer ayuda de cada participante.

Ayudar a otro puede ser reconocer un problema o situación de vida desde fuera, sin abordaje emocional, cuando una persona tiene problema de abordar un problema, situación o tarea, la colaboración puede ser la vía más beneficiosa para llevar a cabo  el proyecto personal.

Los grupos de ayuda mutua facilitan que cada persona aprenda a asumir sus responsabilidades , a tomar conciencia de su situación , a atender sus necesidades y cuidarse a sí mismo, generando sentimientos de satisfacción a la vez que se siente parte activa en ofrecer ayuda a otros y sentirse que no está solo.

El diálogo entre iguales facilita que la persona se sienta comprendida, compartiendo emociones, el dialogo busca un encuentro entre iguales, hacia la experiencia mutua de la otra persona al compartir los sentimientos.

Durante las reuniones del grupo de Ayuda Mutua de Mentalia, el profesional que ejerce un rol de facilitador, tiene la misión de promover un clima de confianza de los participantes, ofreciendo seguridad a cada una de la personas, enfatizando  la individualidad , rompiendo las ataduras para abrirse al mundo, creando espacios confortables y  minimizar los miedos .

Como seres sociales estamos inmersos en diferentes grupos: familia, amigos, madres del colegio, compañeros de trabajo, grupo de estudios, etc  vamos aprendiendo del grupo, como seres sociales pasamos la gran parte de nuestra vida en relación con los demás, por lo que es importante entenderse los uno a los otros y a funcionar en diferentes contextos sociales, entendiendo la comunicación como un proceso básico para la construcción de la vida social, como activador de la comunicación y convivencia entre sujetos sociales.

En el diálogo verdadero, cada persona se presenta como es, sin miedo al rechazo, aceptando a cada persona desde la subjetividad, cada persona es única y especial, así es aceptada en el grupo de Mentalia.

En primera persona cada participante  relata  y comparte  experiencias de su vida, en el dialogo verdadero la persona, se siente reflejada en un espejo donde puede ver diferentes alternativas para ir resolviendo obstáculos y dificultades en su día a día.

En las sesiones de Ayuda Mutua, se pueden compartir experiencias, miedos, inseguridades, dudas, deseos, frustraciones, toda emoción que  tenga las personas que padecen una enfermedad mental y que necesiten  sentir compresión entre personas que se encuentra en situación similar.

El diálogo verdadero nace desde el corazón y conlleva un compromiso hacia el cambio, hacia la superación de obstáculos.

Compromisos, progreso y mejoras están presenten es ese diálogo entre iguales,  siendo el recurso más poderoso y beneficioso  la propia persona.