Para aquellas personas diagnosticadas de trastorno mental grave que nos piden ayuda, no necesitando de la estancia residencial o que ya la han concluido, y quieren ser atendidos por nuestro equipo multidisciplinar, ponemos a su disposición nuestro Servicio de Apoyo domiciliario.

Creamos un Plan individual de Apoyo domiciliario para cada persona, ya que cada caso es distinto, lo diseñamos junto a la persona que lo solicita y su familia, teniendo en cuenta su estado y sus expectativas, así como las peculiaridades y características de su entorno, con el fin de apoyarle y consolidar el funcionamiento autónomo alcanzado, y dar respuesta a las necesidades concretas de cada uno para permanecer y desenvolverse satisfactoriamente en su medio habitual de vida.
Las horas de intervención se pueden dividir en acciones in situ, en el propio hogar y en Mentalia Puerto para apoyos puntuales, sesiones psicoterapéuticas, trabajos grupales y/o participación en algunas actividades y servicios del centro.

Buscamos:

·Mantener la estabilidad dentro de su cuadro clínico, dando los apoyos necesarios para el cumplimiento del tratamiento.

·Compensar las dificultades que pueda ser ocasionadas por su propio entorno habitual.

·Facilitar una planificación semanal/mensual de las actividades diarias en casa, ocio semanal, hobbies, citas con profesionales, administración del tiempo, dinero, energía, etc.

·La coordinación con los demás recursos comunitarios en los cuales va a participar (tefiles, cursos externos, centros de día, etc.)

·La intervención en el medio familiar, con amigos cercanos, mediación, resolución de problemas, toma de decisiones, etc.

·El acompañamiento y seguimiento de las actividades básicas e instrumentales de la vida diaria (higiene personal, hábitos domésticos, utilización de recursos comunitarios) cuando sea conveniente.</

¿Cómo solicitar Este servicio?

·Contactar con el centro para solicitar cita con la Trabajadora Social para entrevista

·Entrevista con la Trabajadora Social, psicóloga, la persona solicitante y la familia.

·Entrevistas y Valoraciones de los responsables de cada área que interviene, si es necesario.

·Elaboración de un Plan de Atención Individual de Apoyo Domiciliario conjuntamente con la familia y propio usuario, en el que se marcarán objetivos de trabajo por parte del equipo, sesiones individuales y grupales, programas de aplicación, etc, plazos de revisión y frecuencia de evaluación.